Nuestros Amados Donadores

Queridos feligreses y amigos de la Parroquia Sagrado Corazón,

¡Que Dios sea glorificado diariamente por las muchas bendiciones que nos otorga! Nuestra cuarta Iglesia, este santuario, ha sido un esfuerzo de sacrificio amoroso por parte de todos los que han ayudado de diversas maneras a llevarlo a término. Estamos agradecidos a Dios y a cada donante por hacer que la construcción de esta Iglesia satisfaga mejor las crecientes necesidades de nuestra familia de fe. Al entrar aquí en reverencia, tómate un momento para orar y agradecer a Dios por sus dones y talentos en tu vida.

¡La Iglesia está construida para enseñarnos a ser discípulos intencionales que siguen y sirven al Señor por su gracia! Varios apóstoles y discípulos adornan las doce ventanas de la fachada – para indicar que todos están llamados a seguirlo – hombres y mujeres, ancianos y jóvenes. El Bautismo de Jesús por Juan Bautista es el mural más cercano a la Fuente y nos guía hacia el ministerio público después de nuestro Bautismo siguiendo el ejemplo de nuestro Señor para que seamos buenos administradores de todo lo que nos da. La prominencia de la pila bautismal nos invita a bendecirnos y recordar que SOMOS SUYOS, unidos a él por la gracia de este sacramento. Su Sagrado Corazón está en el suelo de la Pila Bautismal invitándonos a permitirle transformar nuestro corazón para que amemos como él. Su corazón y el de María y José están sobre las tres puertas en la entrada principal del vestíbulo a la Iglesia para también instruirnos sobre la necesidad de ofrecer a Jesús nuestros corazones, vidas, mentes y almas.

Hay diez arcos en la nave principal y ocho en el crucero que simbolizan los Diez Mandamientos y las ocho Bienaventuranzas por las cuales los cristianos son guiados a vivir una vida plena y abundante en el Señor. La Iglesia tiene forma de Cruz y tiene varios juegos de

[Código QR In English]

tres cruces en el altar, los confesionarios y la pared principal del santuario (incluido el crucifijo) para recordarnos la pasión de Jesús que se representa en las catorce estaciones que nos rodean como comunidad de fe. Recordamos el sacrificio de Jesús en la cruz para perdonar nuestros pecados e invitarnos a una relación viva con él. Las cruces también sirven como regalo de las instrucciones de nuestro Señor de tomar nuestras cruces y seguirlo fielmente.

La Ventana de la Santísima Eucaristía sobre el altar nos atrae hacia Cristo mientras lo recibimos en la Sagrada Comunión y somos fortalecidos para servirle a él y a nuestro prójimo a través del ministerio. Nuestro Señor, presente en el Tabernáculo, está en el centro tanto de la Iglesia como de la Capilla, indicando la prioridad cristiana de mantener a Cristo en el centro de nuestras vidas.

La cúpula azul y este color en todas las ventanas es un recuerdo de nuestra Santísima Madre, María, quien siempre nos dirige a “hacer lo que Él nos diga”. También entendemos que ella es un regalo para nosotros de su Hijo, ya que él murió al entregarla a Juan y a nosotros como nuestra madre espiritual. Nuestra parroquia inicialmente se llamó Santa María, Nuestra Señora de los Bosques y recuperamos este nombre para nuestra Capilla dedicada a ella. Todas las ventanas de la Capilla son varias imágenes de María: Nuestra Señora de la Paz, Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora de Lourdes, Nuestra Señora de Lavang, Nuestra Señora de Czestochowa, Nuestra Señora de África y Nuestra Señora de Fátima.

Las ventanas de la Iglesia del lado derecho son de la Sagrada Familia que nos demuestra cómo vivir nuestra fe en el hogar cuidándonos generosamente unos a otros (Huida a Egipto, Natividad de nuestro Señor, Jesús en el taller de carpintería con José y con su madre, María). Todas las familias son llamadas por Dios a la santidad, un llamado universal destinado a todo cristiano. Las ventanas del lado izquierdo representan la bendición de Dios para el matrimonio cristiano y la familia. Las bodas de Caná – el primer milagro de Jesús acentúa la ubicación del matrimonio y la familia en su plan de salvación. El agua convertida en el mejor de los vinos fluye de Jesús a la pareja y a través de los siglos a todos en la Iglesia representada por varios santos. Las dos ventanas laterales ilustran la santidad vivida en las familias de Santa Gianna Molla – esposa, madre y médico – y de Santa Teresa de Lisieux con sus padres, también santos canonizados – Luis y Azélie. El arte sacro en estas ventanas cuenta una historia a jóvenes y mayores y nos lleva al misterio de la Santísima Trinidad a cuya imagen hemos sido creados. Sí, nuestras familias están llamadas a la santidad en Jesús y podemos alcanzarla por la gracia dada por el Espíritu Santo a través de los Sacramentos.

Este Libro de Dedicación contiene los nombres de los donadores que contribuyeron a la construcción de esta Iglesia para la gloria de Dios, pero no pretende ser una lista completa. Algunos donadores se enumeran aquí, otros se enumeran cerca de las ventanas y otros han pedido permanecer en el anonimato. ¡Estaremos eternamente agradecidos con todos nuestros donadores por la construcción de una Iglesia tan hermosa que exhibe su mayor belleza cuando los fieles se reúnen y adoran a Dios ofreciéndole el Sacrificio Eucarístico de su Hijo y nuestro Salvador, Jesucristo!

¡Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece!

(Filipenses 4:13)

En el Amor de Jesús, María y José,

Reverendo Philip Wilhite

Iglesia Católica del Sagrado Corazón